martes, octubre 16, 2007

viaje, trip!

Me costo varios años de mi vida comprender que no todo lo que me decían era cierto, a veces, queremos creer que todo es tan fácil como lo imaginamos, como no los cuentan otros, y es cierto, cuando queremos soñar, alucinar y fantasiar, los más fácil es dejarse llevar.
Pero dejarse llevar hasta que punto, al punto de perder toda noción de la realidad?. Me costo años lo reconosco, pretendía vivir una vida mucho mas distinta, mucho más fácil, mucho más feliz.
Y claro a medidas que pasa el tiempo, que corren los meses y que se acaba el año, saco conclusiones, me quedo con cosas en limpio. Pasaron (y pasaran) sin dudas muchas más cosas de las que hubiese querido, a veces creo ser mucho mas jugado de lo que soy, y cuando tengo que pararme al frente y decir las cosas no puedo.
Es raro, lo sé, me gustaría pararme al frente de mucha gente, amigos, amigas, enemigos, etc, etc. Y decirles todo, lo que siempre he querido decirles.

A veces escribo acá y mas o menos se quienes entran, no me pregunten como pero lo se. A veces también escribí en caliente muchas cosas sin meditarlas, otras en cambio me las guarde para mi. Hay alguien que conocí hace unos seis años que merece una de estas, y que me ha dado mil oportunidades, siento que sabe que las necesito y claro cuando este listo serás la primera en saberlo.

ya filo, a veces me aburro, me aburro de todo esto.

2 comentarios:

Yayo Salva dijo...

Crecer y madurar es un proceso casi siempre doloroso. Uno mismo suele ser refractario a los cambios que imponen las hormonas, a dejar a un lado conceptos aprendidos para sustituirlos por otros nuevos, más acordes con el tiempo real.
Dentro de ti parece hervir una fuerte necesidad de comunicación, de dejar salir lo que llevas dentro. Conseguirás dar salida a esas inquietudes.Además, es muy posible haya muchos que lo estén esperando.
Saludos.

Sergio Meza dijo...

Sin perjuicio de que percibo hacia donde vas de un modo vago, no me queda claro por completo; de hecho no capto si es frustración o alegría la que te tiene sobrecogido.
Y para ir más allá, no capto si es interior o exterior el problema.

Por mi parte te puedo comentar que a mis 40 años termino de entender que la certeza es una nube, que de cerca se esfuma y de lejos se delinea.